El juego que todos jugamos

Desde las antiguas butacas del Teatro de la Universidad Popular, tuve la oportunidad el domingo recién pasado de ver una obra, que desde mi punto de vista refleja muy bien el ritmo acelerado de la sociedad actual. “El Juego que Todos Jugamos”, de Alejandro Jodorowski, es una obra que realmente lo hace meditar a uno sobre las reglas impuestas por la sociedad y en donde todos las seguimos ciegamente tratando de alcanzar deseos y necesidades creadas por el propio sistema.

La obra pretende involucrar al público haciéndolos sentir que también son parte de ella y logrando que la experiencia de asistir a verla cambie la forma de ver las cosas de los espectadores.

Me gusto mucho la forma en que se desarrolla la obra, donde no trata sobre una historia o una situación determinada, sino pequeñas ejemplificaciones de diferentes situaciones que son parte de la vida diaria y en donde se pueden ver los diferentes juegos de manipulaciones en que todos caemos con tal de satisfacer nuestra necesidad de atención.

La obra esta bien producida y tiene buenos actores, vale la pena ir a verla. Este fin de semana que viene (9 y 10 de diciembre) son las últimas presentaciones, así que apúrense antes de que termine la temporada!


Ley para impulsar el Comercio Electrónico

Hoy, leyendo el Siglo XXI, me enteré de que existe un proyecto de ley para regular el Comercio Electrónico en nuestro país. Pues esto me parece una excelente propuesta y oportunidad para el desarrollo de éste nuevo modelo de hacer negocios que bien puede ir muy acorde a nuestra realidad, porque el potencial que tiene el comercio electrónico de minimizar costos y expandir el campo de acción de los negocios a proporciones globales, hace que sea algo que podamos aprovechar muy bien. Además, con la entrada en vigencia del DR-CAFTA, esta ley toma el papel de urgente, ya que imagínense la cantidad de negocios que se podrían perder de no tener una plataforma confiable y regulada para el comercio electrónico. Simplemente reduciría mucho las alternativas para poder hacer negocios.

De ser aprobada la ley, el futuro luce prometedor, entre las ventajas obvias que puedo ver ahorita, y estoy seguro que van a ver más, están el desarrollo de las tecnologías y los negocios de Internet y de comunicaciones en nuestro país, y por ende un mercado más grande a quien servir para los que se dedican al desarrollo web. El surgimiento de nuevas empresas y de nuevos trabajos que se encarguen de la certificación digital. Y como ya lo mencione, la expansión de los negocios a nivel internacional aprovechando las ventajas del DR-CAFTA y de cualquier otro tratado que se firme en el futuro.

También hay que recordar que la ley no es que impulse por si sola al comercio electrónico, sino que simplemente sienta las bases para que se pueda dar de una manera legal y regulada, por lo que es importante también que el sector privado tome la iniciativa y explote la oportunidad.

Así que ahora solo falta que los respetables diputados sean un poquito conscientes, por ésta vez aunque sea, y levanten la mano cuando estén pasando la ley.